La ilusión de la vuelta a la "Escuela"

En esta Escuela no hay libros ni pesadas mochilas, no hay deberes en cuadernos ni lecciones de matemáticas. Eso sí, al igual que en cualquier otra escuela, hay diversión, hay amistad, hay aprendizaje, hay valores... Y ha y muchísima ILUSIÓN. La Escuela de BSR de Discaesports Fundación Rudy Fernández también ha vuelto a abrir sus puertas. Nuevo curso.
Uno de los proyectos estrella de esta fundación por toda la emoción e implicación que desprende está, con la llegada del nuevo curso lectivo, en marcha un año más. Tras la incertidumbre de la puesta en marcha, llegó la satisfacción de la consolidación y, ahora, la ilusión del crecimiento y expansión. Y es que esta Escuela, que busca fomentar el deporte (el baloncesto en especial) entre los más pequeños con capacidades diferentes, como una herramienta de socialización e inclusión, crece, sigue creciendo y sigue calando en la sociedad balear. Más alumnos, hasta una quincena, de los que concluyeron el curso pasado pero, lo más destacable, una "mayor implicación de los voluntarios", como refleja Javier Vidal. "Hemos conseguido nuestro objetivo, cada uno de los chicos y chicas tiene un voluntario a su disposición", explica Vidal, lo que servirá para una atención más personalizada y, en definitiva, mejor.
Los objetivos del año, como en toda escuela que se precie fijados desde el comienzo, son que "mejoren tanto en el aspecto físico como emocional mediante las herramientas que nos da el deporte y la convivencia entre ellos", según Javier. Desde hace una semana, esa convivencia ya se va forjando con la sonrisa de cada uno de los participantes como gran recompensa. El proyecto, además, será presentado ante la sociedad en breve, para dar a conocer a todo aquel que lo precise, toda la información de una iniciativa preciosa.

publicado el 20/09/2018
Fundación Rudy Fernández